Comprar depa entre dos

Cada vez son más las personas que toman la decisión de vivir en pareja sin haber un matrimonio de por medio; muchas de ellas prefieren rentar para siempre, descartando la posibilidad de comprar un departamento en conjunto por los conflictos que esto podría conllevar en el futuro. Sin embargo, ante esta tendencia se han abierto más las posibilidades y hoy, es más fácil comprar una propiedad en la CDMX con tu pareja, aunque no estén casados, y aunque no tengan capital para pagar de contado el departamento de sus sueños.

Lo ideal sería pagar de contado el departamento y, en este caso, la propiedad puede quedar a nombre de los dos. Si este esquema no es el que mejor les conviene, siempre pueden recurrir al crédito hipotecario. ¿Pero cómo entrarle sin miedo si no están casados? Lo primero que deben tener como requisito, es una relación estable con la que consideren que se pueden aventar un compromiso de esta magnitud, a largo plazo.

 

Bancos. Ni el Infonavit ni el Fovisste ofrecen créditos a parejas en unión libre así que el segundo paso será investigar qué instituciones bancarias ofrecen este servicio —que incluso puedes solicitar con un familiar directo como padre, hermano o hijo—, y decidir quien fungirá como acreditado y quién como obligado solidario.

Contrato de compromiso. Si la institución que ofrece un mejor crédito para ustedes no lo tiene bajo esta modalidad, aún pueden resolver el tema mediante la firma de un contrato en el que se especifique la aportación que cada uno de ustedes dará al pago de la hipoteca y del mantenimiento del hogar, así como la división de la propiedad a partir de ello. Háganlo ante un notario público, es un gasto extra que vale la pena hacer, ya que un contrato privado puede ser más difícil de hacer valer, aún si hay testigos de por medio.

Donaciones. Una vez que se termine de pagar la hipoteca, pueden repartir el porcentaje de la propiedad, ya sea por medio de una donación, o por medio de una venta. Esta opción también implica un gasto notarial, además de que hay que pagar el ISR por donación (hasta del 20% de la donación de la propiedad).

Venta con deuda. Esta es una opción que también implica un gasto notarial, y que deben consultar antes con la institución que les otorgará el crédito; consiste en vender una parte de la propiedad cuando ésta aún no se liquida.

Pagarés. En el mismo caso de que la hipoteca no se haya liquidado, pueden establecer un préstamo por medio de pagarés, comprometiéndose así ambos a pagar la hipoteca en conjunto.

 

 

Eunice Véliz

 “La información aquí presentada es responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la opinión de Punto Destino”