Crecimiento vertical de la ciudad y la eficacia de vivir en un edificio

A lo largo del tiempo, las grandes ciudades han tenido que adaptarse a diversas circunstancias, entre ellas, el crecimiento desmedido de la población. Así por ejemplo, a mediados del siglo pasado la necesidad espacial que empezaba a tener la Ciudad de México hizo que se fundaran suburbios como Ciudad Satélite y Jardines del Pedregal, los cuales tuvieron gran impacto al facilitar la vida de sus habitantes. Hoy, sesenta años después, nos damos cuenta de que el crecimiento horizontal —que entonces fue un acierto— ya no nos funciona como antes. Actualmente, la mejor solución para las grandes ciudades y quienes la habitan apunta hacia un crecimiento vertical.

 

La razón principal de que esto sea así, ya lo dijimos, es el aumento poblacional. Si miramos las estadísticas, cuando decimos que éste ha sido “vertiginoso” no estamos exagerando: según la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas en 1950 la población era de 2 525[1] y este año está casi cerrando en 7 555.

¿El resultado? No hay terreno suficiente para que las ciudades continúen expandiéndose al horizonte. Además, de seguir haciéndolo, lo único que se conseguiría es acentuar el nuevo problema que ha conllevado: aumento de automóviles en la ciudad, de tránsito vehicular, de tiempos de traslado, de contaminación y, con todo ello, una menor calidad de vida.

Así, desde hace varios años, las ciudades de todo el mundo se han perfilado más hacia un crecimiento vertical. Las ventajas que sus habitantes han experimentado son bastante obvias pero significativas:

  • Acceso a distintos espacios de recreación dentro y fuera de los edificios
  • Ampliación y mejoramiento de espacios urbanos
  • Menor uso del automóvil
  • Disminución del tránsito vehicular
  • Menor tiempo de traslado
  • Mayor calidad del aire
  • Mayor actividad física diaria al caminar o usar la bicicleta como medio de transporte
  • Menos estrés, más paciencia y tolerancia
  • Mejor calidad de vida

[1] Miles de millones.

Así que, si este año pensabas mudarte, hacerlo a un departamento en la Ciudad de México es la mejor opción para ti, para los demás, para tu ciudad. Lo único que debes considerar antes de hacerlo, es que el edificio que elijas cuente con una estructura y construcción adecuada y segura para ti y tu familia.

Fuentes:

http://poblacion.population.city/world/#1

http://www.un.org/en/development/desa/population/

http://www.un.org/esa/population/publications/sixbillion/sixbilpart1.pdf

 

Eunice Véliz

 “La información aquí presentada es responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la opinión de Punto Destino”