Haz de tu crédito hipotecario un aliado y no un enemigo.

Es normal sentirse asustado cuando quieres comprar un bien inmueble y la única vía para hacerlo parece ser la del crédito hipotecario. Abrumados entre los consejos de amigos, padres o conocidos, sentimos que firmar un documento de este tipo con el banco sería lo mismo que vender el alma al diablo. Sin embargo, se puede tener el crédito a nuestro favor, sólo hay que saber cómo hacerlo.

Partamos de un principio básico que, aunque puede parecer una obviedad, vale la pena recordar una y otra vez: un crédito es un préstamo por el cual tendremos que pagar intereses pero que, al final, nos abre la posibilidad de adquirir algo que en condiciones normales no podríamos. Para que este préstamo no nos haga la vida imposible, considera lo siguiente:

  1. No compres todo a crédito. Nos vemos tentados a “tarjetear” cada cosa que se nos antoja sin reparar que la suma de tales complacencias nos pueden hacer la vida imposible, mucho más si también queremos darnos el placer de comprar una propiedad bajo la misma modalidad. Trata de adquirir todo en efectivo, con dinero que sí tienes, y reserva el crédito para cosas mayores que, además significan una inversión para ti a largo plazo.

  2. Analiza si ese crédito que estás por pedir se ajusta a tu realidad. Para ello, observa tu razón de endeudamiento, la cual se obtiene dividiendo tus deudas (incluyendo la hipoteca) entre tu patrimonio neto. Si sobrepasa el 40%, ese crédito no es para ti todavía.
  3. Ajústate a tus ingresos. Otra recomendación que dan los expertos con relación a la obtención de hipotecas, es que el valor de ésta no debería superar el 35% de tu ingreso neto. Fíjate bien y sé honesto contigo y con tu cartera.

  4. Visita distintas opciones crediticias. Cuando vamos a comprar un inmueble nos emocionamos tanto que somos capaces de hacerlo mediante el primer crédito hipotecario que se nos ponga en frente. La emoción nos rebasa y no nos permite analizar con calma la mejor opción. Sin embargo, en lo que se refiere a créditos hipotecarios hay muchas opciones que vale la pena revisar con detenimiento, para elegir la que mejor se ajuste a nuestras posibilidades, necesidades e intereses.
  5. Sé puntual. Ley universal de cualquier crédito. Una vez que se te pase y ya estarás pagando más de lo que originalmente habías pensando. Planea bien tus gastos y tus tiempos para estar siempre al corriente.

 

 

#Inmuebles #Compra #Credito #Hipoteca

 

 

Eunice Véliz

 “La información aquí presentada es responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la opinión de Punto Destino”