Home office: trabaja en casa con tus hijos sin morir en el intento

Trabajar en casa, ¡qué gran desafío! Sobre todo si tienes hijos pequeños que te acompañan buena parte del día. Si eres nuevo trabajando en casa, o bien como papá, debes saber que además de la niñera hay técnicas que te pueden ayudar a trabajar con tus hijos sin tener que volverte loco.

  1. No los excluyas por completo de tu área de trabajo. Cerrarles la puerta será siempre una invitación para que se empeñen más en entrar y estar contigo. Si, en cambio, no solo les abres la puerta sino que los invitas a entrar, se sentirán más libres de estar cerca de ti haciendo sus propias cosas.
  2. Adapta tu área de trabajo. Designa un espacio en tu oficina exclusivo para ellos; puede ser que les pongas una mesa y sillas adecuadas a su tamaño o, si son más pequeños, un tapete de foamy con tipi y cojines.
  3. Actividades. Los niños son creativos, pero si de plano no les das herramientas ellos van a querer tomar las tuyas. Para que tus hijos se sientan libres de estar contigo sin interrumpirte, deben tener acceso a sus propias actividades.
  4. Diversifica. Evita poner todas las opciones lúdicas desde el principio; en cambio, dosifica juguetes, cuadernos, cuentos, etcétera y ve cambiando cada periodo de tiempo (dependiendo de la edad y de la propia personalidad de tu hijo).
  5. Prioriza y organiza tu trabajo. Hay actividades que exigen más concentración que otras, así que deja las más sencillas para los momentos en que tus hijos están despiertos o más demandantes, y las más complicadas para la hora de la siesta, del iPad o de la televisión.
  6. Sé paciente. Aunque sumes todos tus esfuerzos y haya días de gloria, nadie te puede asegurar que no te enfrentarás a jornadas de estrés en que querrás salir corriendo. En este punto, un poco de mindfulness o meditación podrán ayudarte a sentirte mejor

Eunice Véliz

 “La información aquí presentada es responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la opinión de Punto Destino”