Duerme fresco durante este verano caluroso

El verano llegó con más intensidad de la que esperábamos y aunque no hay calor que no se pueda combatir con un buen aire acondicionado, hay otras formas de pasar una noche fresca sin usar tanta energía y sin dañar nuestras vías respiratorias.

  • Tu cama. La temperatura ideal para dormir a gusto es de aproximadamente 18°C. Así que si no tienes aire acondicionado debes empezar por enfocarte en tu cama y, para que ella te trate bien, debes asegurarte de elegir los materiales adecuados en todas las telas que cubren tu cama, incluyendo tus sábanas, colcha, almohadas y hasta el colchón.
  • Colchón. Un colchón en memory foam puede ser muy cómodo pero conduce bien el calor, por lo que no se recomienda para lugares calurosos, a menos de que sus materiales sean naturales. Hay algunos lugares en los que puedes conseguir colchones que se ajusten a tu tamaño, peso y hasta preferencias para dormir. Si tienes oportunidad, manda hacer un colchón a tu medida y prefiere siempre los hechos con materiales naturales.
  • Sábanas. Quita ese cobertor y deja las sábanas con solo una fresca colcha. Evita edredones o deja solo la cubierta y jamás uses materiales como franela o seda. Prefiere el algodón y telas transpirables como el lino, tanto en tus sábanas como en las fundas de tus almohadas.
  • Cascarillas de trigo sarraceno. Quizá no sabías esto pero estas cascarillas ya las venden exclusivamente para ponerlas dentro de tu almohada y mantener una temperatura fresca durante la noche.
  • Pijama. Igual que la ropa de cama, la tuya debe ser ligera y preferentemente de materiales como el algodón.
  • Baño nocturno. Meterte al agua de noche es bueno porque bajará tu temperatura y esta se mantendrá si tienes tu cama adecuada como te dijimos antes. Además, si optas por darte una ducha final con agua fría, le darás lo mejor a tu piel para mantenerse joven por más tiempo.
  • Elige tus luces. En tiempo de calor, y siempre en general, es mejor usar focos ahorradores no solo en tu recámara sino en todo tu departamento. No es sólo por el ahorro de luz, sino porque emiten menos calor. Una vez elegidos los focos adecuados, procura mantener apagadas las luces de la recámara y aprovecha para descansar mejor.

 

Eunice Véliz

“La información aquí presentada es responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la opinión de Punto Destino”