Ejercicio nocturno: aliado del descanso

Vivir en la ciudad es un lujo, pero a veces el ritmo de vida que tenemos hace que, por un lado, vivamos en tal acelere que a veces no podemos ni dormir y, por otro, que por el mismo acelere no nos demos el tiempo para ejercitarnos mental o físicamente. Si quieres matar dos pájaros de un tiro, aprovecha los últimos minutos del día para ejercitarte un poco y, de paso, dejar listo tu cuerpo para el descanso que mereces.

  • Elige la mejor opción para ejercitarte. Yoga, pilates, Tai chi, barre, son algunos ejemplos del tipo de ejercicio que puedes hacer de noche. Para ayudarte a dormir, lo ideal es encontrar una opción que te ayude a bajar el ritmo cardíaco al mismo tiempo en que te ejercitas.
  • Cena lo suficiente. No se trata de que te malpases sino de que elijas muy bien los alimentos que consumirás de noche. Cenar muy pesado puede ser contraproducente para tu cuerpo y para tu sueño.
  • Usa aromaterapia. Si haces tu rutina en tu depa puedes usar difusores con aceites esenciales que te ayuden a concentrarte mejor y a entrar en el estado de relajación que buscas. Si la haces en gimnasio, ten listo tu kit aromático para que cuando llegues intensifiques tu relajación.
  • Igual que los aromas, una buena selección musical te ayudará a entrar en el mood de relajación. Lo bueno es que esta si la puedes tener a la mano en donde sea.
  • Usa ropa adecuada. Esto aplica para día o noche, pero sobre todo para el último momento del día. Si quieres que tu cuerpo se relaje, ayúdale usando prendas lo menos ajustadas posible, prefiere los tonos neutros y prendas de algodón.

Eunice Véliz

 “La información aquí presentada es responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la opinión de Punto Destino”