Empieza el año ahorrando

Si hay algo que quisiéramos lograr todos este año es tomarnos en serio nuestra economía. Y aunque al comenzar un año nuevo solemos ser más precavidos con nuestro dinero, seamos honestos, es porque en diciembre nos dedicamos a gastar como locos. Pero enero puede ser el momento perfecto para organizarte y ahorrar al máximo durante los siguientes 365 días, así que empieza ya con las siguientes recomendaciones.

 

  1. Detecta tus fugas. Perdemos dinero de mil formas y, aunque hay fugas diminutas que en realidad no parecen hacer la gran diferencia, tú sabes en el fondo que sí la hacen. Peor aún, hay fugas que tienen un impacto todavía mayor en nuestra economía, ¿ te habías dado cuenta? Piensa en esos pagos que haces recurrentemente: suscripciones a revistas o productos que te llegan a la puerta de tu hogar que ya no te emocionan como antes, o quizá la membresía a algún club que ya no visitas tanto. Son varias razones las que nos hacen seguir pagando estas cuentas, analiza bien la situación y, si llevas más de 4 meses sin aprovecharlas, deja de gastar en ellas.
  2. Considera las compras que haces. Sobre todo en lo que se refiere a ropa y accesorios personales, tendemos a dejar ir nuestro dinero en las tiendas casi sin darnos cuenta. Y sí, ¿a quién le gusta sentir que ha usado demasiado la misma ropa? Es verdad, pero puedes lograr mantener el estilo todo el año sin tener que gastar tanto. Una buena recomendación es la que nos da Unfancy: elige 37 prendas (sin incluir accesorios) para usarlas y combinarlas durante toda una temporada. Cuando esta termine, adquiere nuevas prendas que vayan con la nueva temporada pero que puedan combinarse con algunas de las que usaste la temporada pasada.
  3. Paga tus deudas. Es imposible no hacer uso de los créditos en la actualidad; sin embargo, en lugar de huir de tu saldo, busca la manera de irte deshaciendo de esa carga. Busca opciones de refinanciamiento o destina una cantidad mensual adicional de tu ingreso para pagar tu deuda lo más pronto posible.
  4. Come en casa. Sobre todo si vives en la Ciudad de México, seguro pasas gran parte de la semana comiendo en la calle. Son tantas las ofertas que nos da la metrópoli que parece imposible resistir la tentación de ir a un lugar diferente cada vez. Sin embargo, saca cuentas de lo que gastas en ello. Ahora ya sabes que te conviene comer más en casa y sí, puedes darte el lujo de comer donde tú quieras máximo una vez a la semana.
  5. Usa efectivo. Si en lugar de tarjetear todo procuras pagar con efectivo tendrás una noción más clara de lo que estás gastando día a día y, al mismo tiempo, podrás limitar las fugas que tienes. Establece un budget diario y no te salgas de él.

 

Eunice Véliz

 “La información aquí presentada es responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la opinión de Punto Destino”