Mantente fresco en verano. Consejos punto destino.

Fresco en verano

Este año, no sólo el invierno nos dejó con ganas de un poco más del frío con el que nos excusamos para acurrucarnos toda la tarde de un fin de semana viendo películas y tomando chocolate caliente: este año, el calor de primavera se ha convertido rápidamente en el de verano, pero sin lluvias. La consecuencia: quisiéramos poder bañarnos más de una vez al día y andar por las calles como si estuviéramos en la playa.

Si te suena familiar el escenario, estarás de acuerdo en que para estos días, no hay nada como llegar a un departamento fresco por la tarde y disfrutarlo así a cualquier hora del día. Con estos tips lo lograrás y no sólo estarás más a gusto, sino que serás más productivo.

Aísla puertas y ventanas. Si aíslas tu departamento de corrientes cálidas es más fácil controlar la temperatura por dentro, usa burletes en puertas y gomas autoadheribles en las ventanas.

Persianas reflejantes. Las más opacas o las de lona blanca son las más efectivas para absorber la radiación, lograr el aislamiento térmico y mantener frescos los espacios. Hay algunas persianas que te permiten regular la entrada de luz, por lo que no será necesario tener luces prendidas durante el día (ni agregar más temperatura a tu departamento).

Electrodomésticos de bajo consumo. No sólo ventiladores y aire acondicionado: procura que tus electrodomésticos en general tengan un Sello FIDE, pues emiten menos calor al funcionar, ahorrando energía.

Aire acondicionado a no menos de 24º. Parece una locura ¿verdad? Pero la realidad es que entre más baja sea la temperatura del aire, más energía será necesaria y se emitirá más calor. Ayúdale al aire con un buen ventilador (ubícalo en los lugares más frescos, así lo que propagará será aire fresco y no cálido.

Llena tu departamento de plantas. Además de verse lindas y estar a la moda, las plantas son excelentes aliados para mantener tu departamento fresco. Investiga cuáles son las que mejor van con tu estilo de vida y rodéate de ellas.

Comportamiento térmico. Al comprar tu departamento, evalúa su comportamiento térmico para que sepas qué hay que hacer y qué está resuelto desde la construcción. Solicita la memoria de calidades del edificio para que conozcas el tipo de aislamiento que tiene tu departamento. Si las ventanas son muy grandes tendrás un departamento siempre iluminado, pero necesitarás unas cortinas o persianas que aíslen el calor en días de verano. Hay algunas características que hacen de un departamento un lugar fresco, tanto en su construcción como en sus acabados; el precio incrementará, pero valdrá la pena.