Las glorietas de la ciudad: por qué son importantes para sus habitantes

Navegar por la ciudad puede ser toda una odisea, dependiendo del lugar del que se vea. Así, si somos lo suficientemente listos sabremos cómo movernos, por qué medio, y en qué momentos del día. Sin embargo, hay ciertos comodines que nuestra amada CDMX nos da, cuyos beneficios gozamos muchas veces sin darnos cuenta. Las glorietas son un ejemplo de ello, las cuales, más allá de lo que podría parecer un simple adorno, son todo un espacio urbano fundamental para nosotros.

Aunque la carrefour à gyration en realidad fue invento francés, fueron los ingleses quienes la potencializaron como un recurso vial. Y es que, las también llamadas rotondas tienen varios beneficios para los automovilistas: disminuyen accidentes vehiculares así como emisiones de CO2, además de que permiten que se aproveche mucho mejor el espacio vehicular y su mantenimiento es menos costoso que el que requieren los cruceros tradicionales.

Sí, según la International Road Traffic Accident Database, de todos los accidentes vehiculares en Estados Unidos, el 40% suceden en cruceros porque éstos favorecen altas velocidades. Esto no sonará extraño a quienes vivimos en la Ciudad de México, pues seguramente lo hemos experimentado en carne propia: sobre todo de noche, los semáforos no son suficientes para disminuir la velocidad de los autos. En cambio, las glorietas logran que los conductores manejen más lento y con mayor precaución de manera natural, la razón de que esto sea así se puede explicar de una manera muy sencilla por medio de las reglas físicas más básicas.

En cuanto a las emisiones de CO2, también hay estudios, principalmente en Estados Unidos, que demuestran que las glorietas son un buen elemento para reducirlas. Esto se debe a que acelerar desde cero exige al motor del auto mucho más trabajo que el simple acto de bajar la velocidad tan sólo un poco.

Sin embargo, las ventajas de tener glorietas en la ciudad no se limitan solamente a los conductores vehiculares: en realidad, con el paso del tiempo, todos en la ciudad disfrutamos su presencia ya sea caminando, patinando, o andando en bici. Hoy, las glorietas son ese lugar —cada vez más comúnmente verde—que aprovechamos como punto de encuentro con otras personas o para pasar un momento a solas o con nuestra mascota. Incluso hay quien se anima a hacer mini picnics en algunas de ellas.

¿Te habías dado cuenta? Considérate afortunado de tener glorietas cerca de ti, y aprovéchalas. Lo único que quizá valga la pena es ser cada vez más conscientes del uso que les damos, sobre todo para cuidarnos aún más como transeúntes y habitantes de nuestra ciudad.

 

Fuentes:

https://www.wsdot.wa.gov/Safety/roundabouts/benefits.htm

http://www.k-state.edu/roundabouts/home.htm

http://www-sta.itf-oecd.org/IRTAD

https://priceonomics.com/the-case-for-more-traffic-roundabouts/

 

Eunice Véliz

 “La información aquí presentada es responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la opinión de Punto Destino”