Motos urbanas en la CDMX

Por mucho que vivas en tu departamento nuevo en alguna de las mejores colonias de la Ciudad de México, sabes que de vez en cuando tienes que hacer traslados más largos que los de costumbre. Si eres de los que, aún en estos casos aislados preferirías evitar el tráfico, quizá lo mejor sea que empieces a considerar comprar una moto. Pero no te apresures, que esta decisión se tiene que hacer con cautela y responsabilidad.

Seamos honestos, no necesitas la moto más potente del mundo para ir de un lugar a otro en la ciudad, así que basta con que sea de entre 50cc y 250cc. Partiendo de ahí, hay una infinidad de diseños y estilos que se adaptarán a tu personalidad. Sin embargo, si además de andar en la ciudad sueles salir los fines de semana a lugares cerca de la ciudad, puedes encontrar una buena moto de uso mixto con una calibrada adecuada para andar lo mismo en carretera que en ciudad.

La decisión que tomes dependerá de tus necesidades, gustos y presupuesto, pero si ya estás en ello, debes considerar algunos aspectos de seguridad que te darán protección a ti y a los demás mientras transites por las calles y avenidas de la ciudad más grande del mundo.

  • Capacítate. Aunque en la CDMX aún es fácil obtener permisos para manejar coche o moto, lo mejor siempre será que tomes algún curso especialmente para el tipo de moto que deseas adquirir. Y si apenas empiezas, considera comenzar con una moto de motorización pequeña o mediana.
  • Asegúrate. Este es un problema real en la CDMX, muchos no se aseguran por el costo del seguro pero es mucho mejor sí hacerlo.
  • Protégete. Parece una obviedad pero todavía es fácil encontrar gente en moto sin casco, lo cual en la CDMX amerita una multa de hasta casi 700 pesos. Tú póntelo y también usa guantes, chamarra de protección y botas hasta los tobillos.
  • Déjate ver. Si como automovilistas a veces no vemos bien a otros autos, es mucho más fácil dejar de ver a las motos. Por eso, cuando transites, ten siempre las luces bien prendidas y, de preferencia, lleva contigo algún reflector para que todos te vean.
  • Frena con calma y cuidado, un frenado brusco puede ser el origen de un accidente.
  • No zigzaguees. Evita accidentes, toma un carril y respétalo; aunque aparentemente podrías ahorrar algo de tiempo extra, la verdad es que no vale la pena arriesgarse.
  • Rebasa solo por la izquierda. Esto es en general para todo tipo de conductor vial, pero muchas veces son principalmente los ciclistas y motociclistas quienes quebrantan esta regla. Por eso, desde 2015, la multa por rebasar por la derecha es de 349.75 pesos.
  • Revisa con cuidado el reglamento de tránsito de la CDMX.