Vecinos incómodos

En un panorama ideal, hogar debería ser sinónimo de tranquilidad, estabilidad y calidez. Sin embargo, muchas veces esto no depende cien por ciento de nosotros, factores externos pueden hacer que la vida en nuestra propia casa no sea tan sencilla: la presencia de los vecinos incómodos. Para que nuestro día a día no se vea perturbado por ellos, vale la pena tomar en cuenta algunas recomendaciones.

Antes que nada, habría que preguntarnos si es que acaso nosotros podríamos ser los vecinos incómodos, y valorar el tipo de actitudes que tenemos con los demás, así como la cantidad de ruido que emitimos en nuestra casa y con qué frecuencia. Y es que el vecino incómodo no es solamente aquél que hace fiestas escandalosas dos o tres veces a la semana, sino también el que invade la privacidad de los demás, no tiene cuidado con sus desperdicios o tiene a sus hijos llorando todo el día.

2

Una vez que hayas identificado quién es el vecino molesto, te recomendamos que trates de solucionar las cosas pacíficamente; puedes intentar siguiendo los pasos que enumeramos a continuación:

  1. Piensa si lo que están haciendo en verdad te afecta porque invade tu espacio o porque no comulgas con su estilo de vida. Para no confundirte, pregúntate si la actitud que tienen impide que estés en tu casa haciendo lo que tengas que hacer (ya sea dormir, trabajar o simplemente estar en paz) y, sobre todo, si es recurrente o solamente esporádica.
  2. Trata de acercarte a ellos de forma amigable. Entre más te conozcan, menos se atreverán a hacer algo que te moleste.
  3. Si a pesar de buscar una relación cordial ellos siguen teniendo actitudes incómodas, no te aceleres y acércate a ellos para hablar de la manera más pacífica que puedas, aunque te cueste trabajo. Sé muy claro al explicar lo que te molesta y propón una solución al problema.
  4. Habla con el administrador o, en todo caso, con un oficial. Lo mejor es que, si no te hacen caso a ti, un tercero busque el diálogo con tu vecino para comunicar nuevamente tus inquietudes. De esta manera el vecino sabrá que no estás dispuesto a quedarte conforme.
  5. En caso de que, de plano, el individuo se niegue a cambiar un comportamiento que te está afectando, recuerda que siempre puedes acudir a las normas jurídicas. En el Distrito Federal existen La Ley de Cultura Cívica y la Ley de Propiedad en Condominio de Inmuebles para el DF; conociéndolas bien serás capaz de argumentar tus derechos. Las instancias a las que se debe acudir en estos casos son las siguientes: El Juzgado Cívico, la Procuraduría Social del Distrito Federal (PROSOC), y la Secretaria del Medio Ambiente.

 

El procedimiento legal, según la Ley de Cultura Cívica del DF es el siguiente:

  • Los particulares podrán presentar quejas orales o por escrito ante el Juez, por hechos constitutivos de probables infracciones. El Juez considerará los elementos contenidos en la queja y, si lo estima procedente, girará citatorio al quejoso y al presunto infractor. En todos los casos la queja deberá contener nombre y domicilio de las partes, relación de los hechos motivo de la queja y firma del quejoso. La queja deberá contener nombre y domicilio de las partes, relación de los hechos, motivo de la queja y firma del quejoso; asimismo cuando el quejoso lo considere relevante podrá presentar fotografías o videograbaciones relacionadas a la probable infracción, las cuales calificará el juez y tendrán valor probatorio.
  • El derecho a formular la queja prescribe en quince días naturales, contados a partir de la comisión de la probable infracción. La prescripción se interrumpirá por la formulación de la queja.
  • En caso de que el Juez considere que la queja no contiene elementos suficientes que denoten la posible comisión de una infracción, acordará de inmediato, fundando y motivando la improcedencia; debiendo notificar al quejoso en ese mismo acto. Si no fuere posible en ese momento, dejará constancia del motivo y tendrá un término de tres días para hacerlo.
  • En caso de que el quejoso no se presentare, se desechará su queja, y si el que no se presentare fuera el probable infractor, el Juez librará orden de presentación en su contra, turnándola de inmediato al jefe de la unidad sectorial de la Secretaría que corresponda al domicilio del probable infractor, misma que será ejecutada bajo su más estricta responsabilidad, sin exceder de un plazo de 48 horas.
  • El convenio de conciliación puede tener por objeto: I. La reparación del daño, y II. No reincidir en conductas que den motivo a un nuevo procedimiento.
  • A quien incumpla el convenio de conciliación, se le impondrá un arresto de 6 a 24 horas o una multa de 1 a 30 días de salario mínimo.

#CulturaUrbana #Vecinos #Leyes